LA SUSTENTABILIDAD

Hablar de la sustentabilidad, no es otra cosa sino asegurar los recursos naturales de los que disponemos hoy para las generaciones futuras, lo cual obedece a la necesidad de establecer un equilibrio entre la disponibilidad de estos recursos y el modo en que son explotados. De esta manera, se busca el equilibrio entre el cuidado a la naturaleza y brindar una óptima calidad de vida a la población general.
Es necesario destacar, que la palabra sustentabilidad emana de la manera en que la sociedad decidió utilizar y explorar los recursos naturales, pensando en formas para su aseguramiento, con el propósito que no se agoten y estén disponibles para el futuro.
En la actualidad, mucho se habla del desarrollo sustentable, porque muchas personas están conscientes de su importancia para la humanidad, teniendo como premisa que los recursos naturales no son infinitos.

¿En que consiste el desarrollo sostenible?

Se trata del desarrollo socioeconómico, cultural, y político que se ha vinculado a la preservación de la naturaleza, por lo que las prácticas del sistema económico capitalista que están asociadas al consumo de los recursos del planeta, deben ser equilibradas, para dar paso a la sustentabilidad, buscando consolidar avances de índole socio-económico, sin que esto cause un gran daño a la naturaleza.
De esta manera, se trata de garantizar las necesidades de las generaciones del futuro, con la conservación de los recursos de la naturaleza.
Ahora bien, este término apareció por vez primera en el marco del informe redactado por la Comisión Mundial sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo, que fue presentado en 1987 y que también es conocido como el Informe Brundtland o Nuestro Futuro Común.
Dentro de este informe se conceptualiza al desarrollo sostenible como un modelo con el que queden permanentemente satisfechas las necesidades del presente, sin que se comprometa la capacidad de las generaciones del futuro, para satisfacer sus necesidades.
Además, en este informe se considera que para lograr el desarrollo sostenible, se deben satisfacer las necesidades básicas de la sociedad primeramente en los ámbitos de la salud, la vivienda, la alimentación y la educación. Con esta finalidad, la Organización de las Naciones Unidas a través de muchas conferencias sobre el medio ambiente, han trazado una serie de objetivos a materializar para que las naciones del mundo consigan un desarrollo relacionado con la Sustentabilidad.
Por otro lado, en el año 2015, las Naciones Unidas dió a conocer un plan contentivo de diecisiete objetivos, a ser asumidos por las naciones para el 2030, con la finalidad de obtener el desarrollo sostenible hacia el año 2030. Entre estos objetivos destacan:

  1.  Erradicar la pobreza en todas sus formas y partes.
  2. Acabar con el hambre, con el establecimiento de la seguridad alimentaria y con una nutrición más adecuada, aparte de promover la agricultura sostenible.
  3. Consolidar una vida totalmente saludable, a través de la promoción del bienestar de todas las personas, sin importar su edad.
    Ahora bien, este concepto de desarrollo sostenible ha sido criticado por muchos, quienes piensan en la imposibilidad de hacer crecer la economía sin causar daño al medio ambiente. Desde esta perspectiva no sería posible la sustentabilidad, ya que el desarrollo socioeconómico iría de la mano con la explotación de los recursos naturales y con el incremento de la población, por lo que el consumo de estos recursos sería más alto.

Hay algo que se debe dejar claro, y es que muchos piensan que el desarrollo sostenible y la sustentabilidad son sinónimos, pero este último término surgió tras determinar lo que es el desarrollo sostenible.

La sustentabilidad como concepto se dio a conocer en diciembre del año 2002, a través de la Cumbre Mundial sobre el Desarrollo Sostenible Río+10, evento celebrado en Johannesburgo, Sudáfrica. Es un término que abarcaba no solo lo concerniente al desarrollo económico, sino que exploraba algunas perspectivas socio-económicas, procurando acercarse a la igualdad social plena. Por eso, se puede decir que el objetivo es la sustentabilidad y el desarrollo sostenible la forma para lograrlo.

Tipos de sustentabilidad

Se puede abordar a la sustentabilidad con las dimensiones indicativas de un equilibrio armónico entre distintas esferas. Sus características primordiales son:

  1. Ambiental: Se relaciona con el cuidado del medio ambiente, para que la sociedad pueda encontrar el equilibrio entre la satisfacción de sus necesidades, y el uso adecuado de los recursos naturales, sin que esto afecte la naturaleza.
  2. Social: Tiene que ver con la participación de la población dentro de procesos de desarrollo social, mediante la elaboración de propuestas que tengan que ver, con el bienestar y la igualdad de todos los ciudadanos, de manera cónsona con la preservación del medio ambiente.
  3. Económica: Habla de un modelo de desarrollo económico basado en la explotación de los recursos naturales de forma sostenible, sin afectar a los recursos de las generaciones futuras.
  4. Corporativa: Tiene que ver con que las empresas deben ser sostenibles, a través de la adopción de medidas para ejecutar sus operaciones de producción de bienes y servicios. De acuerdo al coordinador del Programa de Producción y Consumo Sostenibles del Centro de Estudios de Sustentabilidad de la Fundación Getúlio Vargas, Aron Belinky, esto significa la atención que cada empresa presta al impacto negativo ambiental que emite y como puede subsanar esto.

La sustentabilidad empresarial apunta a una forma de hacer negocios que sea más amigable con el medio ambiente y simultáneamente, atender al bienestar de la población en el entorno dentro del cual, está insertada una compañía.
Es una preocupación que nace por el impacto que habitualmente, el sector productivo causa al medio ambiente, posterior a la industrialización en la que la sociedad global se ha insertado, porque esto trae como consecuencia las afecciones que perjudican a la naturaleza y que han propiciado desastres naturales y la escasez de recursos que todos necesitamos.
Las empresas más importantes tienen políticas de sustentabilidad, para generar una cadena productiva que afecta mínimamente al medioambiente, generando el bienestar de sus consumidores y empleados, mientras que se evitan las pérdidas monetarias.
Incluso, una compañía puede ensayar los resultados de las acciones a realizar con distintas maneras, para conseguir la seguridad que sus políticas de sustentabilidad se han logrado, lo que garantiza la obtención de los objetivos de sustentabilidad.
La sustentabilidad social es otro de los pilares de la sustentabilidad, y abarca al capital humano tanto de una compañía, como de una sociedad, comunidad, entre otros, aludiendo al pago de salarios justos, cumplir con el marco legal vigente, un ambiente de trabajo agradable, impacto ambiental de las actividades, entre otros.
Mientras que la sustentabilidad ambiental, habla sobre el capital natural de una sociedad o de una empresa, sabiendo que esta genera un impacto ambiental negativo, lo que obliga a la compañía a mitigar esta afección, ya sea empleando nuevas materias primas o usándolas de manera racional, con la supervisión constante de la cantidad de gases contaminantes emitidos a la atmosfera.
Por último, tenemos a la sustentabilidad económica, referida a la obtención de beneficios económicos con la producción, distribución y el consumo de productos de toda índole, mientras se piensa en acciones para minimizar la explotación de la naturaleza.

Más información en: https://tueconomiafacil.com/sustentabilidad-concepto-tipos-y-ejemplos/

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja un comentario